Cómo manejar el estrés: consejos para padres y estudiantes



Los años escolares no son fáciles tanto para los padres como para los estudiantes. Pero cuando las pruebas, los exámenes o el manejo del proyecto se acercan, la tensión y el nivel de estrés aumentan. Los padres quieren que sus hijos solo tengan la mejor educación, los niños se esfuerzan por obtener los mejores resultados y no decepcionar a sus padres. Pero vivir en constante estrés y presión es perjudicial para la salud de padres e hijos y solo puede terminar en un deterioro físico y psicológico. Por lo tanto, es vital poder manejar el estrés y equilibrar su vida para tener éxito en las relaciones de padres e hijos y logros personales.

Hablarlo

Cuando estás bajo estrés, la peor opción es alejarte y progresar eventualmente a depresión y trastornos graves.

Como estudiante, tienes que hablar de tus problemas con tus padres y amigos. Incluso si no recibe consejos útiles, al menos no se llevará la carga para sí mismo. Hablar de sus problemas le ayudará a verlos desde un ángulo diferente y a encontrar una salida razonable por sí mismo.

Como padre, debe comprender que la comunicación es su mayor poder. No gritar, amenazar, comprar a su hijo siempre ayudará, pero la comunicación simple y sincera. Adquiera el hábito de comunicarse sobre los problemas cotidianos después de la cena, discuta los problemas incluso si parecen una tontería, sea abierto y servicial, pero nunca presione a su hijo. Esto establecerá una relación sólida y confiable y evitará problemas graves de comportamiento.

Dése cuenta de sus poderes

Ni el estudiante ni el padre son superpoderosos. Es fundamental tenerlo en cuenta.

Como estudiante, no debe abrumarse con los estudios, posponer todo para la última cita y pasar la noche con frecuencia. Aprenda a programar sus estudios y a establecer prioridades cuando tenga demasiado trabajo que hacer. Es normal obtener asistencia en plataformas confiables como Pro-papeles con algunas asignaciones y concéntrese en las tareas más importantes por su cuenta.

Como padre, no debe exigir demasiado a su hijo. No intente que sus hijos alcancen sus propios sueños y metas fallidas. Recuerda que todavía son niños y necesitan tu apoyo además de horarios excesivos y disciplina estricta o libertad total por el contrario.

Encuentra tiempo para relajarte

No importa cuán abarrotado sea el horario de niños y padres, debe haber tiempo para relajarse y recuperar poderes.

Como estudiante, debes dedicar algo de tiempo a tus pasatiempos y a la comunicación con tus compañeros. Trate de pasar el rato con personas que tengan un impacto positivo en usted. Evite los malos hábitos y las cosas que pueden empeorar su salud. Recuerda que tienes un descanso para recargar tus poderes pero no para agotarte.

Como padre, pase el tiempo libre con sus hijos. Encuentra tiempo y experiencias. Salgan al aire libre, practiquen deportes, creen algo, jueguen juegos de mesa, cualquier cosa, pero háganlo juntos, con sinceridad y compromiso. Aún así, no te pongas pegajoso. Deje que sus hijos tengan algo de tiempo para sí mismos y lo pasen con sus compañeros. Dales libertad, pero en la medida razonable.

Apégate a un estilo de vida saludable

El bienestar físico nos permite mantenernos emocional y mentalmente sanos y resistentes al estrés.

Como estudiante, debe ceñirse a un horario diario y dormir lo suficiente para desempeñarse bien al día siguiente y mantenerse físicamente bien. El plan de comidas también es un componente vital de un estilo de vida saludable. Por lo tanto, coma adecuadamente, no se salte el desayuno, consuma más frutas y verduras y evite la comida chatarra. La actividad física es imprescindible para todas las edades. Viaja a pie, haz deporte y mantente físicamente activo tanto como puedas.

Como padre, no solo facilite que su hijo siga una rutina saludable, sino que también sea un buen ejemplo. No tome sólo café para el desayuno, no pida pizza para la cena, salgan a correr juntos, no se queden despiertos hasta la medianoche, practiquen deportes y actividades al aire libre para toda la familia los fines de semana. Cuídese primero para ser un ícono saludable para sus hijos.

Amor y apoyo

Las emociones positivas y el apoyo son la mejor cura para el estrés.

Como estudiante, trate de concentrarse en las emociones positivas. Comparte amor y afecto con tus padres, compañeros, mascotas. Mantén una actitud positiva y sonríe más y el mundo te devolverá la sonrisa. Recuerde que sus padres también se cansan y estresan debido a los desafíos de los adultos. Muestre su apoyo, abrácelos más, exprese su amor y consuelo con palabras cálidas.

Como padre, preste atención y apoye a sus hijos. Recuerda que debes ser el adulto en quien confiar, un ancla para tus hijos, Gánate su confianza y afecto. Encuentre tiempo para expresar su amor y apoyo a sus hijos. Y ambos serán más felices, enfrentarán el estrés más fácilmente y alcanzarán sus metas más rápido.

 


Dejar un comentario